Cosas muy serias

|

Podría largar del cipote de Pácido Domingo y su entorno musical; pero no estoy por la labor. En su lugar lo haré de la listeriosis, de la que no entiendo ni papa, como la mayoría del personal, pero sí de sus efectos mortales en  personas, y de los fetos que, a efectos legales no lo son, según dicen algunos, incluida la ONU. Dejo consideraciones religiosas a un lado, para hablarles de lo que me dicen mis tripas. Para mí, los seres humanos en proceso de gestación son seres humanos vivos, me lo discuta quien me lo discuta. Pero si te cargas a uno de ellos, por cualquier método, incluido el de vender carne mechada infectada de Listeria, no serás un asesino. Esto deberían explicárselo muy bien, a las mujeres que han perdido a sus hijos en proceso de gestación, por consumirla. Seguro que eso las tranquilizaría mucho, y les daría una visión muy razonable, y legal, de que la pérdida de su hijo no nato, no es tan importante como puedan creer porque, al fin y al cabo, todavía no eran ciudadanos de pleno derecho. Algo tan razonable, y bien expuesto, es seguro que mitigaría su dolor de madre frustrada y sus ilusiones perdidas que, tan bien seguro, de otro modo la acompañarían toda su vida. ¡Me cago en la puta hostia!: ¿No creen que hay que cambiar algo en la legislación, al respecto de estas cosas? Yo sí.

Cosas muy serias