FRÍO Y CALIENTE

|

Ya lo decía yo hace unos días: Europa piensa que los refugiados musulmanes de hoy, que huyen de sus países, puedan ser los yihadistas de mañana. Pues bien, Fernández Díaz, sagaz ministro de Interior, está cascando más que yo sin pelos en la lengua. “Es posible que entre los refugiados se estén colando yihadistas”. 
Aun así, Europa recibirá a 160.000 refugiados. Varios de los problemas son: dónde alojarlos, vestirlos y alimentarlos, pues el invierno se echa encima y no pueden vivir en campamentos. Pensar en dar trabajo y vivienda en España a los que nos toquen es imposible cuando tenemos casi cinco millones de parados, muchos sin prestación alguna, y muchas personas puestas en la calle desahuciadas, a pesar de haber viviendas vacías por doquier. De comer ya les darán las ONGs. Mientras tanto Ceuta y Melilla siguen cerradas a los africanos. A unos se les recibirá en frío, y a otros se les devolverá en caliente.
 

FRÍO Y CALIENTE