La moción de censura más ridícula de la historia del mundo

|

LA alcaldesa de Mondoñedo, la popular Elena Candia, pasó a la historia con el alcume de la efímera por su cortísima permanencia en la presidencia de la Diputación de Lugo, ya que fue investida el 24 de junio y desalojada del despacho el 8 de octubre. Pero más breve aún ha sido la moción de censura de Pablo, antes Pablo Manuel, “Viva la Gente” Iglesias contra Rajoy. Ha durado como mucho, y siendo exagerados, cinco minutos. El hombre morado levantó la carpa del circo, empezó a tirar foguetes y, ¡zas!, todos los partidos le dijeron: “¡No!”. El socialista Antonio Hernando fue el más duro: “Hace un año nos engañó; ahora no nos va a engañar. Nuestra respuesta es no”. Si no hubiese confinado a Íñigo “El niño de San Ildefonso” Errejón en el gulag, podría haber tirado de él para que se comiese el marrón, pero lo depuró y se lo ha tenido que zampar él.

La moción de censura más ridícula de la historia del mundo