¿Quién sale ganando?

|

Hace falta echarle mucha imaginación para saber cuál será la solución al galimatías político que han provocado las últimas elecciones generales en el país. Evidentemente, existen tres posibilidades. Que gobierne el Partido Popular, que lo hagan los socialistas o que los ciudadanos tengan que volver de nuevo a las urnas. Ahora mismo, teniendo en cuenta las precarias aritméticas que han ofrecido las elecciones, son legión los que se inclinan por pensar que habrá nuevos comicios. Sin embargo, habría que preguntarse a quién beneficiaría esta opción. Está claro que no al PSOE, con un líder minado internamente y sintiendo el aliento de Podemos en la nuca. Como mucho, solo los populares podrían recuperar parte de esos votos traspasados a Ciudadanos. Un cambio que estaría motivado por el miedo a un gobierno de Podemos y sus satélites. Y, pese a ello, lo más llamativo de esta situación radica en que es el propio Pedro Sánchez es quien más fuerza hace para que España camine hacia la ingobernabilidad. Todavía hay tiempo para que la situación mude, pero parece semejar complicado que Sánchez dé su brazo a torcer y acepte, aunque sea con condiciones, una gran coalición, por mucho que España se esté jugando su futuro.

¿Quién sale ganando?