Las locuras de la meteorología

|

hace apenas un año, Galicia vivía una de las peores sequías de su historia. Los pantanos de estos pagos parecían andaluces y hasta hubo poblaciones que sacaron a su santo más milagreiro en procesión por aquello de lograr una intermediación divina para que lloviera. Se acuñaron términos como Galifornia y había que ir con gafas de sol en pleno mes de diciembre. Y, ahora, estamos en uno de los veranos más húmedos que se recuerdan, hay incluso personas que acuden al médico ante la aparición de musgo sobre sus hombros y los embalses están a punto de reventar. Y por si eso no fuera suficiente, las tormentas de granizo están siendo tan brutales que la última acabó con unos 300.000 kilos de uva de Amandi. Y es que el tiempo está loco...

Las locuras de la meteorología