El coche fantástico

|

En los años 80 llegó a España una serie americana de televisión titulada “El coche fantástico” que tuvo buena acogida, no tanto por la originalidad del argumento, como por “la actuación estelar” de un automóvil equipado con una computadora que le dotaba de cierta inteligencia, incluso de la capacidad de comunicarse. El protagonista Michael Knight –interpretado por el actor David Hasselhoft– era enviado a distintas misiones para combatir la injusticia y defender a los pobres y siempre contaba con la ayuda de  KITT, el coche inteligente que le sacaba de apuros salvando obstáculos y situaciones rocambolescas. 
Me acordé de este serial y de su co-protagonista el coche en los últimos días de diciembre al constatar que ningún medio de comunicación incluyó entre las noticias más relevantes del año 2015 la presentación en sociedad del coche fantástico de verdad, no el de la ficción, el C4 Picasso fabricado en la factoría PSA Peugeot Citröen de Vigo. 
Este monovolumen dotado de las más altas tecnologías que permiten programar la ruta, la velocidad y otros detalles concernientes al recorrido, realizó en el mes de noviembre el viaje de Vigo a Madrid sin conductor e hizo historia en el mundo de la automoción por ser la primera vez que un coche circulaba sin piloto por autovía y autopista, un avance singular en la historia de la automoción que da pie para un par de reflexiones. 
La primera para destacar la colaboración entre el Centro Tecnolóxico de Automoción de Galicia -apoyado por la Xunta- y la compañía PSA que refuerzan a Vigo y a Galicia como un buen lugar, no solo para fabricar coches convencionales, sino para incorporar las últimas tecnologías y conseguir el prototipo de vehículo inteligente que se comercializará a partir de 2018. Los tres actores aciertan apostando por la innovación que permite a la factoría de Balaídos buscar la especialización, la opción de futuro que apuntala la industria del automóvil, de capital importancia por lo que aporta al empleo, a las exportaciones y al PIB de Galicia. La segunda reflexión parte de una obviedad: El verdadero coche fantástico está “feito en Galicia”, lo que demuestra que aquí es posible establecer alianzas y buscar sinergias para alcanzar grandes objetivos. Este mojón clavado en la fabricación de coches en Galicia es para sacar pecho, levantar el ánimo y recuperar autoestima en este país tan proclive a la depresión. Una buena forma de empezar el año. 

El coche fantástico