¿PLAZA? DE ESPAÑA

|

Les propongo una reflexión. ¿Qué necesidad había de implantar zonas verdes y árboles en la Plaza o, a partir de ahora Parque o Jardín de España y efectuar un dispendio de cientos de miles de euros en tal cometido? Miren: Gran Plaza de Bruselas, Plaza San Marcos en Venecia, Piazza Navonna en Roma, Plaza San Pedro en Vaticano, Plaza de la Concordia en París, Piccadilly Circus en Londres, Times Square en Nueva York, Plaza del Zócalo en México, Tiananmen en Pekín, y más cerca: la Plaza del Obradoiro en Santiago, la Plaza Mayor de Madrid, la de Salamanca, Plaza Sant Jaume de Barcelona o María Pita en A Coruña. Todas ellas, plazas diferentes, de aquí y de allá, antiguas y modernas, bellísimas y de uso público continuo y, fíjense, no encontrarán en ellas ni un solo árbol, ¡que cosas, eh! Pues sí, la conclusión es que una plaza para ser útil y bella no necesita árboles, sólo buen diseño y un uso continuo de los ciudadanos que las llene de vida.

 

¿PLAZA? DE ESPAÑA