Efecto reintegro

|

icen que Pedro Sánchez propició el efecto llamada de los emigrantes ilegales, que huyen  de sus países hacia Europa entrando por España, ahora que Italia y Malta les niegan su desembarco, mientras Francia permanece ajena a esta situación. Casi siempre entran por Andalucía y la famosa barrera con concertinas de Ceuta y Melilla, pero eso no quiere decir que su destino sea España, sino Europa, de la que somos parte. Pues bien, la tita Merkel (Geluca p’a los amigos), ha venido a verse con Sánchez en Doñana, para que se haga cargo de los emigrantes que llegaron a Alemania a través de España y, claro, Sánchez se ha arriado los calzones. Lo demás de esas conversaciones tan importantes de la Tita y Sánchez es una currelada para justificar vacaciones de la Merkel, si no la llevaría a la Moncloa. España es frontera europea, no es independiente de ella, y ahora falta saber si los “migrantes alemanes” los reintegrará la tita Merkel  por SEUR, a portes debidos, o en tren, como hicieron los nazis con los judíos. 
 

Efecto reintegro