China le intenta parar los pies a Australia

|

si a China, que no es precisamente un ejemplo de transparencia, le gusta entre poco y nada que otros se metan en sus asuntos, imaginen lo poco que ha tardado en revolverse como gato panza arriba al saber de la intención de Australia de investigar el origen del coronavirus y la gestión de las autoridades durante el principio de la pandemia. Estando como está bajo la lupa mundial, no puede ser todo lo contundente que, probablemente le gustaría, así que ha optado por una de esas amenazas veladas que se sueltan con una sonrisa y voz calmada y dan todavía más miedo. El embajador chino en Australia considera que si en este país no son tan amigables con ellos como podrían, quizá sus compatriotas no deberían comprar vino o carne australianos. Igual es que hay algo que esconder...

China le intenta parar los pies a Australia