Recapitulemos

|

en el programa de Evole nos contaron que hace quince años un científico español ya anunciaba el peligro de un virus que podía llegar a través del maldito murciélago. Y ahora, un mes midiendo el pasillo de casa, más que los bichos nos preocupan los humanos. Los políticos. Ahora mismo por la decisión de “abrir la mano” en beneficio de la construcción y una parte de la industria. Y a medio plazo –a largo plazo nos vemos en las playas con mascarilla– pensando en los pactos que proponen desde el gobierno,  al parecer empantanados desde el primer partido de la oposición. Y busqué la razón en las señas de identidad del oponente. Esto es en los estatutos del PP refrendados en su  congreso más reciente. En el texto, además de la defensa de la economía de mercado, el apoyo incuestionable a la Corona y el respeto al pluralismo político de todos los españoles ¡eureka! Dedica varias páginas a los pactos. Les traslados, amigos lectores, la literalidad de los texto. Y en mayúsculas para que se puedan leer cómodamente. 
“Promoveremos un dialogo pedrmanente que revalorice la tradicion de los pactos y acuerdos de estado entre las distintas fuerzas politicas”. Esto en la página diecisiete de los Estatutos. En otra el párrafo insiste: como centristas nos comprometeremos con la moderacion, estabilidad contitucional y  la pluralidad politica con un respeto absoluto a la constitucion ofreciendo soluciones responsables y solventes (esto aún está por llegar, pues no oímos ni un consejo ni una sugerencia para paliar los efectos de la pandemia. Solo críticas y algunas exageraciones. Y el párrafo acaba “defendemos la moderacion y el dialogo como eje de la politica. fomentamos el valor de los pactos de estado enre diferentes fuerzas politicas”. ¿No me creen? Busquen en Inrternet “Estatutos del PP” y tienen todo el relato. 
Ya comprendo que es difícil, es casi un auto de fe por aquello de creer en lo que no vimos. Alguien contó que desde el primer pleno celebrado en el Congreso bajo la maldita pandemia, no hubo más que reproches. No se escuchó una sugerencia. Es más, obviando que” la zona cero” del coronavirus está en la comunidad madrileña donde precisamente no hicieron milagros –aquí conviene recordar que la competencia de la sanidad está transferida a las comunidades– y toda la artillería se dirigió al gobierno. Recapitulemos: Y una de dos, o los más altos representantes del PP ignoran  sus estatutos o son de mentirijillas.      

Recapitulemos