La brecha

|

El nacho del Partido Popular va y dice: “Vamos a reducir la brecha salarial un 4%” y Fátima Báñez se transfigura y se le abren las carnes en la tele. Eso, sin tener en cuenta que los directivos de las empresas cobran 270 veces más que los trabajadores. Total, una brechita. Pero otra brecha, la de los jubilados, sigue abierta con un 10% de pérdida adquisitiva desde que gobierna el nacho, y no hay sindicato ni dios que la suture. Este próximo año, si suben las pensiones de jubilación de los que cotizaron como los buenos, será otro 0,25% si los Reyes Magos no lo arreglan (que no lo arreglarán porque vienen de capa caída como el anterior y los tres pasados), con lo que la brecha abierta ya rondará los novecientos euros anuales, porque a los pensionistas hay que cepillarlos de alguna forma lenta pero segura, antes que el nacho acabe con la exigua hucha de las pensiones. La brecha sé yo muy bien a quien había que aplicársela, en todo lo alto.

La brecha