Los cuernos de Errejón

|

Se apresuran los podemitas a etiquetar a Iñigo Errejón como traidor a la causa. El propio Echenique afirma que no solo traicionará una vez, si no que se quedará hasta mayo con el escaño de San Jerónimo porque “vive de ello y no tiene otros ingresos”. El ataque de cuernos que sufre Pablo Iglesias tiene mucho que ver con el desmoronamiento de su invento político: Podemos no se presentará con su marca en Valencia, ni en Galicia, ni en Cataluña, ni en Madrid ciudad, ni en Andalucía, prácticamente en ningún lado. Pero habrá que preguntarse por qué sus fieles seguidores renuncian a la marca Podemos para esconderse detrás de otras siglas y dar así la espalda al proyecto de Iglesias. 

Lo razonable es que un partido ponga en valor el interés de sus siglas en lugar de ocultarlas. Resulta difícil hablar de los sintecho cuando el líder de su partido habita en una mansión. Todavía hay mucha gente que no entiende cómo de ganar poco más de mil euros en la universidad, puede adquirir un casoplón que vale más de un millón, salvo que su breve presencia en la política le haya resultado muy rentable. Errejón huye de Podemos para refugiarse en los brazos de Manuela Carmena porque ve venir la catástrofe electoral de Podemos y no quiere estar allí para que no le devoren los escombros. 

Esto en Madrid, pero es que en Valencia Compromís ya tomó distancia de la marca morada hace tiempo. Colau manda en los comunes catalanes y solo autoriza visitas de cortesía de Iglesias. En Galicia andan a “piñas” podemitas y mareantes, con unas encuestas que les dan planas, como consecuencia de su desastrosa gestión en los ayuntamientos, como La Coruña, donde estos cuatro años se han perdido para la ciudad. Podemos ha fracasado por muchas razones una las actitudes de macho alfa de su líder, que se ha puesto por encima del bien y del mal y ha abandonado su barrio para convivir con los ricachones. Se han convertido en casta en tiempo récord y han dilapidado la generosidad de los españoles que habían creído en ellos. Hoy, Vox recoge más y mejor el sentimiento de los indignados y hartos que abundan por el suelo patrio. Mientras Iglesias llamaba a las barricadas tras las elecciones andaluzas contra el resultado de las urnas, se estaba generando un cinturón sanitario a sí mismo y desde dentro de Podemos, lo que se viene llamando hacer un pan con dos tortas vamos. 

La fuga de almas de Podemos se multiplicará en Madrid porque a la sombra de Carmena han mejorado mucho sus vidas, las de ellos, los de Podemos y, sin embargo, en la cúpula es Iglesias quien lidera el estado de bienestar, propio eso sí, pero que ha hartado a las bases virtuales que a través de las redes le recuerdan a Iglesias aquello de “quien te ha visto y quien te ve”. De los cuernos de Errejón a Podemos quieren pasar a los cuernos del demonio de Errejón, a quien tratarán de demonizar desde la central podemita con rencor. De tal manera que perderán todos, la lucha cainita y sin cuartel amenaza la existencia de Podemos y con ello muchos se ven volviendo a su vida anterior, esa que han olvidado con rapidez para acomodarse a las moquetas y las poltronas remuneradas. Del asalto al cielo a una empresa de derribos y escombros. En Podemos, el que se mueve no sale en la foto. DEP.

Los cuernos de Errejón