Un café solo, por favor

|

Una revisión de más de mil estudios ha concluido que no existe evidencia de que ni el café ni el mate sean carcinogénicos ingeridos a una temperatura normal. Eso sí, cualquier bebida muy caliente, “probablemente” ayude a incrementar las posibilidades de padecer un cáncer de esófago. Esto es lo que se desprende del último informe hecho público por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC en sus siglas en inglés). Es la misma agencia que causó revuelo hace poco al relacionar el consumo de carnes rojas y el cáncer. Y una vez más ha generado cierta alarma social con sus conclusiones.
Antes de plantearnos si sería recomendable cambiar nuestros hábitos y abandonar esa taza de café al desayuno, es conveniente que reflexionemos un poco sobre lo que este macroestudio nos está contando realmente. Lo primero que hay que hacer es ver que es una bebida muy caliente para el IARC. Así podemos comprobar que los resultados del análisis hacen referencias a aquellas bebidas ingeridas con temperaturas superiores a los 65º C. ¿Y esto es mucho o es poco? Pues depende del país, pero en España basta con saber que en la inmensa mayoría de bares y restaurantes el café como mucho se llega a servir a 50º C, y muy pocos son los que no esperan un poco a que enfríe antes de tomárselo. Así que por esa parte, poco nos influye el resultado del estudio.
Luego también nos debemos convencer, de una vez por todas, de que el riesgo cero en cáncer no existe. Y no existe porque en realidad todavía sabemos muy poco sobre los mecanismos que lo originan. Hay un listado de 118 agentes carcirógenos para los humanos, 79 que probablemente lo son y 290 que posiblemente, pero no está escrito sobre piedra y lo que hoy es valido, mañana puede no serlo. El café y el mate estaban, por ejemplo, en este listado de posibles desde 1991 y ahora se han caído. Regir nuestras vidas siguiendo estos principios solo nos puede llevar a una obsesión malsana que nos obligue a revisar cada una de las cosas que hacemos o ingerimos. Esto no sería tan terrible si además esto no supusiera que no hay ninguna certeza de que esquivaremos el cáncer. Así que lo mejor es centrarse en aquellas sustancias que han sido clara e inequívocamente relacionadas con algunos tipos de cáncer, como es el consumo de nicotina o de alcohol, que será mucho más importante que amargarnos ante una taza de café caliente.
 

Un café solo, por favor