CITA ELECTORAL

|

Nos toca hoy participar en una nueva cita electoral, en este caso para el inútil Parlamento Europeo. Por la lejanía que nos queda, tiene poco atractivo esta elección, ya que lo único que se va a dilucidar es qué señores de unas listas cerradas van a acceder a un excelente, cómodo y bien remunerado puesto. Porque esta Cámara es distinta a las nacionales: no tiene poder legislativo ni de control de la Comisión, quedando reducida a la aprobación de presupuestos, elección del presidente de la Comisión y visto bueno a los miembros de la misma, que van a ser los que dirijan la política comunitaria. Ahora bien, hay que ir a votar porque todo lo que se decida en Bruselas nos afecta y mucho (de eso sabemos, por desgracia, bastante por aquí). La abstención es una repulsa a un sistema; quien no vota no participa y no puede exigir. Si no estamos de acuerdo con las listas de candidatos la solución es el voto en blanco, que sí que es un castigo. Participemos y así podremos exigir luego.

 

CITA ELECTORAL