Toros y 25 M

|

Tarde de toros en Las Ventas. Tauromaquia entre los protagonistas; toreros y toros. Burla con saña. El hombre contra el animal. Lo llaman, no se por qué, fiesta nacional.
Tras el paseíllo de diestros, cuadrilla, banderilleros y picadores, empieza ¿el espectáculo? Suenan clarines y, por chiqueros, empiezan a salir los toros. Dos a cada matador.
Tarde de sangre. ¿Habrá alguna corrida sin derramamiento de líquido rojo? ¿Tarde de querencia? No. Esta vez se impuso la razón. La sangre la vertieron los toreros. Los astados, hartos de tanta puya, banderillas y estoque, entraron a saco. Y de víctimas se convirtieron en triunfadores.
Así es mi punto de visto sobre lo que sucedió el domingo 25. El pueblo despertó, al fin, del sueño de Morfeo. Y Europa se vio sorprendida por un huracán de votos que, entrando en urnas de cristal transparente, transformaron el suelo de este viejo continente en arenas movedizas.

 

Toros y 25 M