Ortega se sube a la Torre Cepsa

|

LOS madrileños carecen de la retranca de los gallegos y de la gracia de los andaluces, pese a convivir con centenares de unos y de otros. Su humor es más primario; de hecho, todos se rieron cuando a uno de ellos se le ocurrió definir como “La bolera de Bin Laden” a la torres Repsol, Sacyr, Mutua Madrileña y Espacio, cuatro rascacielos situados en el norte de Madrid y enfilados como para que el terrorista hiciese un pleno. El primero de ellos, rebautizado como torre Cepsa en un cambio de propietario, es ya un nuevo activo del parque inmobiliario de Amancio Ortega, que cada vez llega más arriba, en consonancia con su condición de hombre más rico del mundo.

Ortega se sube a la Torre Cepsa