Los Ferrusolone y la mística de la pasta

|

CONFIRMADO: los Pujolone eran en realidad los Ferrusolone, una pareja mística y ascética que se lo llevaba bien calentito –la Guardia Civil cifra en 60 millones de euros el beneficio no justificado por la familia–, en la que ella daba las órdenes. Don Jordi, ensotanado, haría un buen mosén de pueblo, pueblo rico, donde el párroco estuviese ben mantido. La hermana Marta sería una abadesa con sandalias, eso hace pensar su mensaje al banco de Andorra donde guardaban la pasta: “Soy la madre superiora de la Congregación. Desearía traspasar dos misales de mi biblioteca a la biblioteca del capellán”, o sea, dos millones a la cuenta de su hijo. Amén. FOTO: marta ferrusola | aec

Los Ferrusolone y la mística de la pasta