TRADICIONES

|

Quienes nacimos en Ferrol, sabemos que esta pequeña ciudad es tradicional donde las haya. Si bien nos hemos acostumbrado a que Ferrol sea  militar,  en donde sus astilleros hacen barcos,  en donde las rondallas les  cantan as  sus madrinas y así llevan su música a la calle, en donde celebremos un San Julián y ese arroz con leche, ese Chamorro, porque quien no ha subido alguna vez a su capilla y sobre todo a comprar unas rosquillas, pero sobre todo si Ferrol y su comarca cuelga el no hay habitaciones, y es tradicional  es en semana santa. Nos guste más o menos, seamos católicos, aconfesionales, creyentes, practicantes o no, tenemos que reconocer que estos días esto estaba a reventar. Por fin el centro estaba lleno de gente, bullicio, gente llenando pequeños establecimientos tanto hosteleros como comprando la última tendencia en primavera. Me cuesta mirar para otro lado y no hacer una crítica constructiva de lo que supone Ferrol en estos días, sin que alguna parte de la corporación municipal se moleste. La Semana Santa Ferrolana tiene la  distinción de fiesta de Interés Turístico Internacional  y si bien para unos es la exteriorización de sus creencias , para muchos, es una tradición popular, igual que  las anteriormente citadas y tan arraigadas en los ferrolanos. Es verdad que en esta semana, se puede y se debe aderezar con otros reclamos turísticos, ya que Ferrol goza de un buen Patrimonio para hacerlo y debemos, tenemos la obligación de abrirla al mundo, pero más allá de eso, debemos de saber estar en cada momento. Opino que Ferrol debería seguir siendo un reclamo, así evitaríamos cierres de tiendas y la muerte de un centro agónico, año tras año. No sólo se gobierna para la gente que te dio ese puñado de votos para que nos representen, porque si eres la representación de esta ciudad, lo eres para todos y todas, no sólo para ese puñado de votos que te apoyaron.  Falta respecto a la institución o saber estar, o quizás a más de uno le viene grande, non che sei, lo que sí tengo claro que falta una cabeza pensante que ponga orden y protocolo, que no con esto me mal interpreten, que no digo de uniformarlos  ni encorbatarlos, sino un mínimo de cordura y de saber estar en cada momento que debe representar a esta ciudad y esta semana pasada tocaba estar en la Semana Santa. Hoy toca Chamorro, espero verlos comprando las rosquillas y mezclándose con el pueblo y que por lo menos se les vea, no sólo en prensa.
 

TRADICIONES