Animales omnívoros

|

Dícese de los comedores oportunistas y generalistas. Los cerdos son un ejemplo bien conocido como los cuervos, que se alimentan de toda clase de sustancias orgánicas.

Los humanos somos animales racionales –salvo excepciones que todos conocemos– y, por tanto, nos alimentamos con sustancias orgánicas. Sustancias que se compran en el super a cambio del vil metal.

Pues hay personas, partidos,  que son capaces de comer de todo picando aquí y allá.  

¿Un ejemplo? Los de Vox, cuyo nombre viene del latín como el omnis (todo) vorare (comer), son capaces de abrazar los símbolos más característicos de nuestra querida España (toros, procesiones, la Legión, etc.) como en las elecciones al Parlamento Europeo y  a través del exmilitante del PP Alejo Vidal-Quadras aceptar un fajo de billetes del Consejo Nacional de la Resistencia de Irán, que es un movimiento anticapitalista y antiamericano, al que algunos sitúan en la izquierda revolucionaria. 

La ayuda, según cuenta “El País”, alcanzó lo ochocientos mil euros. Ah, por cierto: no consiguieron ni un escaño. Ahora se entienden mejor los puentes entre PP-VOX, pues además del señor Vidal-Quadras, José Antonio Morales, que lleva veinticuatro años en política, se pasó hace meses del PP al partido que dirige Abascal, otro “fuxido” del PP. 

Y los populares, por su parte, que se habían alejado de su fundador (son cosas de Manolo, repetían a cada comentario extemporáneo de Fraga) han vuelto a los orígenes: el tardo-franquismo, que llaman “un PP sin complejos”. Así son capaces de decir cara al público y sin ponerse colorados que una de sus referentes más valiosos es Esperanza Aguirre, que llegó a la presidencia de la comunidad madrileña con dos votos ¿comprados? de parlamentarios socialistas. Es una referencia y que hoy mismo está siendo investigada. Añadan que otra referencia de los populares es la ya condenada expresidenta de Madrid Cristina Cifuentes. 

Y es que Ciudadanos (que pierde su imagen de centrista y europeísta) y el PP, totalmente volcado al integrismo que recuerda las etapas más negras de Aznar y Fraga, después de darle crédito a Vox –y sitio y pelas– descubren que su anuncio de regeneración (que, está claro) era mentira y, si nadie lo impide, se ha convertido en el inicio de una gran recesión a caballo de una derecha a tres, capitaneada por Vox, y que si no despierta el personal –unido en torno a la democracia– nos llevará sobre la ola que la corriente integrista recorre Europa. Lo dicho: hay quien come de todo.

Animales omnívoros