Malos tiempos para los partidos de la oposición en Galicia

|


SI no fuera por la situación personal por la que está atravesando, seguro que el presidente gallego se estaría riendo a mandíbula batiente ante el panorama que tiene enfrente. Por un lado están las convergencias que no se sabe si serán convergencia. Por otro, el Bloque, que como mucho aspira a no desaparecer en la noche electoral de las autonómicas. Y, por último, están los socialistas, que tienen el partido como una jaula de grillos, en el que Leiceaga, según denuncian sus críticos, está haciendo más purgas que Erdogán en Turquía. Tras el anuncio de la retirada de la política de primera fila de Méndez Romeu, ayer les tocó a Carmen Gallego y a Vicente Docasar, que denuncian que, el ganador de las primarias está emprendiendo una auténtica caza de brujas contra todos aquellos que no le dieron su apoyo en el proceso que terminó venciendo. Por si esto fuera poco, parece que tampoco hay química entre Leiceaga y la gestora. La cosa promete...

Malos tiempos para los partidos de la oposición en Galicia