El día de la marmota

|

Como si de la película “Atrapado en el tiempo” (más conocida como “El día de la marmota”) se tratara. Así ha concebido cada campaña electoral el Partido Popular, repitiendo una y otra vez en cada cita electoral el mismo argumento falaz con algún pequeño matiz para recibir los votos de una población que vive asolada por la crisis y la falta de trabajo. 
El argumento: el anuncio y firma de un contrato para la construcción de uno o varios barcos para Navantia. Los personajes: el presidente de la Xunta, el responsable de la empresa contratante y el alcalde de Ferrol, cómo no, siempre sonriente, que ejerce como figurante, extra o simplemente como atrezzo. Y el escenario: cualquier despacho oficial a hora “punta” y con todos los medios de comunicación expectantes. Pues bien. Lo único cierto hasta ahora es que el guión, al igual que la película “Atrapado en el tiempo”, forma parte de la ficción. Y lo que podría convertirse en el argumento de un filme –de acuerdo, de serie “B”- no deja de ser un auténtico drama para miles de personas que ven como pierden, o peligran, sus empleos. El PP, en su ansia por ganar a costa de lo que sea, está jugando en Ferrolterra con las necesidades de su gente. A los quimiqueros, gaseros, remolcadores y floteles –sí, en plural, recuerden el anuncio en campaña de las autonómicas-, que han quedado en el olvido –en el de ellos, claro, porque aquí en el naval se recuerda muy bien-, se suma ahora un buque, ese gris del que hablaba Montoro, que además de no ser en el que se reivindicaba, es decir, la sexta fragata F-100, su construcción ni va a ser tan rápida ni tan viable.
Por lo tanto, todo apunta a un nuevo tongo. A una nueva tomadura de pelo por parte de un partido que, lejos de desarrollar políticas que ayuden a levantar una comarca con uno de los mayores índices de paro de España  –32%, que se eleva al 35% en el caso de las mujeres–, se aprovecha de esas circunstancias y, una y otra vez, trata de sacar rédito electoral montando auténticas películas. Películas cuyo guión podemos cambiar, como también sucede en “Atrapado en el tiempo”,  acudiendo el día 25 a votar una alternativa real, que trabaje por esta tierra, por sus ciudadanos y ciudadanas, por sus derechos y libertades.  Y el Partido Socialista, desde luego, se compromete a ello.

 

El día de la marmota