DECISIONES PRÁCTICAS

|

Es evidente que la decisión de la Dirección Xeral de Patrimonio, a instancias del gobierno local ferrolano, de autorizar la sustitución del tradicional y ornamental adoquín por hormigón en la calle del Sol obedece a cuestiones prácticas. Si bien es cierto que el firme original contribuye a dotar de mayor prestancia todo proceso ligado a la conservación de una ciudad en otro tiempo ejemplo de urbanismo y racionalidad, también lo es que dicho material es lo menos apropiado para una vía de intenso tráfico y, como se sabe, utilizada todos los días por camiones de reparto de mercancía cuyas dimensiones y tonelaje son, al margen de obras mal proyectadas y peor realizadas, el auténtico origen de baches y desperfectos que convierten la calle en una auténtico camino de obstáculos, cuando no en fuente continua de salpicaduras para los desprevenidos transeúntes. Ya era hora.

DECISIONES PRÁCTICAS