Goodbye

|

El “brexit” se ha consumado. Dos consideraciones: la primera mi profunda admiración por un país en el que la democracia es tan arraigada y profunda que puede votar sin miedo sobre cualquier cosa, y la segunda que el resultado del referéndum sobre la salida del reino Unido de la Unión Europea se debe tanto a la singular idiosincrasia de los británicos como a la deriva de la UE en los últimos tiempos. Europa era sinónimo de derechos humanos, libertades y prosperidad para los ciudadanos. Hoy en día, debido a la sumisión de la Unión a los mercados y la economía que se ha antepuesto a la unión política, Europa se ha convertido en una pesadilla para muchos europeos castigados por recortes sociales, pérdida de derechos, retroceso de libertades y precariedad laboral y económica. Europa ha perdido su fin y su esencia y los británicos han sido los primeros en decidir que, para eso, mejor fuera que dentro. La unión debe tomar nota y cambiar de rumbo para que no se extienda el ejemplo.

Goodbye