“UN POUCO DE TODO”

|

Cuando don Ciprián de Penalva, ya en el ocaso de su existencia, acudía al médico de su aldea aquejado de dolencias propias de la edad, el galeno le preguntaba qué era lo que tenía y el viejo labrador contestaba: “Un pouco de todo, doutor, un pouco de todo”.

Me acordé de aquel veterano campesino ayer escuchando el discurso de investidura del candidato a la presidencia de la Xunta que representó el papel de médico de atención primaria de Galicia con un análisis pormenorizado de los males y tratamiento que necesita el país que, como don Ciprián, padece “un pouco de todo”. Es decir, presenta un cuadro clínico muy deteriorado, con problemas en todo el cuerpo y constantes vitales tan debilitadas que su vida económica y social corre serio peligro.

La legislatura que empieza abre una ventana a la esperanza para sanar al enfermo. El candidato a la presidencia expuso ayer su plan programático y las prioridades para la acción de gobierno y mañana lo harán los líderes de la oposición. Todos defenderán desde la tribuna sus programas en los que figuraban estímulos para que crezcan la economía y el empleo, que fueron los anuncios estrella de la campaña electoral. “La próxima legislatura, dijo en varias ocasiones el señor Feijóo, será la del crecimiento económico”, que volverá a ser tema recurrente en este debate de investidura.

En un organismo vivo como es el país gallego, el crecimiento económico es determinante. De él depende que tengan vida las empresas, los comercios y el campo; que baje el paro y se reactive el consumo; que los jóvenes puedan realizar sus proyectos vitales sin verse obligados a que emigrar; que las familias puedan cumplir sus compromisos económicos y llegar sin angustias a fin de mes y que el Gobierno recaude más impuestos para que Galicia pueda recuperar los servicios del Estado de bienestar –educación, sanidad, asistencia social–, ahora diezmados.

Ese es el camino, el del crecimiento económico, sin descuidar una austeridad razonable. Pero inmersos como estamos en una crisis tan virulenta y poliédrica, para aplicar este remedio no basta un partido solo por mucha mayoría absoluta que tenga en la Cámara, sino que se necesita un “equipo plural” integrado por las fuerzas políticas y sociales que recoja las ideas y aportaciones de todos. Este es el pacto y el gran consenso que se espera de la legislatura y en esa dirección deberían trabajar para sacar al país adelante.

“UN POUCO DE TODO”