Vacunar salva vidas

|

Uno de los grandes éxitos de la medicina moderna han sido las vacunas. Gracias a ellas se ha logrado combatir a enfermedades que antes se llevaban la vida de cientos y miles de personas. Algunas, como la viruela, han sido incluso erradicadas. Otras han estado cerca de ello, pero en los últimos años han regresado con fuerza, como es el caso del sarampión. Y no ha sido porque el virus haya mutado y convertido en inútil la vacuna, sino por los descensos en las tasas de vacunación que, en algunos países, como EEUU, Francia, Italia o Alemania, empieza a ser preocupante.

Ante este repunte de estas enfermedades, desde la Unión Europea se ha querido ver qué es lo que opina la ciudadanía y se ha hecho una edición especial del Eurobarómetro en exclusiva sobre el tema. Así por ejemplo se ha visto que el 85% de los ciudadanos europeos confían en su efectividad, un porcentaje que en el caso de España crece hasta el 95%. El dato que resulta preocupante es que aquí hasta un 50% de la gente considera que las vacunas pueden provocar efectos secundarios graves, algo que tanto especialistas como instituciones no dudan en calificar de falsedad.

Sin embargo, poco a poco este discurso va calando. Primero se cree que pueden causar efectos secundarios graves y después se empieza a cuestionar su utilidad. 

Hay gente que, para no hacer pasar a sus hijos por el supuesto trauma de la vacuna, no duda en organizar “fiestas” del sarampión para que todos se contagien y logren la inmunidad sin tener que ser vacunados. Entre febrero de 2018 y enero de 2019 se han producido en Europa 12.266 casos de sarampión, con el resultado de 33 fallecimientos. En este tiempo en cambio nadie ha muerto por ponerse la vacuna.

En este sentido, resulta significativo que Donald Trump, en su momento muy crítico con las vacunas a las que llegó a vincular incluso con el autismo, algo por otra parte totalmente descartado, haya hecho recientemente un llamamiento a la población de EEUU para que se vacunen contra el sarampión, ante el peor rebrote de la enfermedad desde su eliminación oficial en el 2000, rebasando ya los 700 casos. 

Hay quienes consideran que la importancia de las vacunas está sobrevalorada. Por desgracia ha sido necesario que las enfermedades hayan regresado con fuerza para hacernos ver la realidad sobre el tema.

Vacunar salva vidas