La pinza del ladrillo empieza a apretar a Podemos

|

PODEMOS venía a cambiarlo todo, pero le ha cogido gusto a la casta y ha adoptado sus costumbres. Por ejemplo, la de hacer las cosas por parejas, como hizo siempre la Guardia Civil. Hasta los hijos los encargan de dos en dos Pablo, antes Pablo Manuel, “Viva la Gente” Iglesias e Irene Montero. Por cierto, se ven que no son futboleros, pues los niños se llamarán Leo y Manuel; si sintiesen amor por el balompié los bautizarían –bautizo laico, eso sí– como Leo y Cristiano. También la contra va de dos en dos. Íñigo “El niño de San Ildefonso” Errejón ha proclamado que no se puede comprar un chalé y que vive de alquiler. También por cuestiones inmobiliarias les ha dado un palo el fundador de Cabify, quien ha recordado a la pareja morada que no vive en Galapagar, sino en el barrio de Tetuán. Habrá que alcumarlos la pinza del ladrillo.

La pinza del ladrillo empieza a apretar a Podemos