BOMBEROS Y VECINOS, A MEDIAS

|

Tras una larga espera, los bomberos ferrolanos, y de paso los vecinos, se sintieron aliviados inicialmente por la llegada de un nuevo camión escalera, que venía a suplir al existente, ya sin capacidad de funcionamiento. Lo que el tiempo ha demotrado es, sin embargo, que la frustración está más que justificada ante la falta de acuerdo entre la compañía de renting que permitió su llegada y el Concello, ambos inmersos en una discusión sobre a cuál de ellos les corresponde abonar el seguro para que el vehículo pueda salir a la calle. Mientras tanto, lo que se veía como una mejora no es tal y vecinos y bomberos se quedan indefensos ante males mayores.

BOMBEROS Y VECINOS, A MEDIAS