Mariposas de palabras

|

cumplimos el aniversario de la radiodifusión. Diarios de informaciones mediante ondas eléctricas. Conjunto de medios utilizados, técnicos, eléctricos, estudios construidos expresamente, voces humanas, música y efectos especiales. La copla de moda decía que Marconi inventó la radio y el fonógrafo Edison. Fuese uno o fuese otro lo que estaba fuera de dudas es que años antes Bacon de Verulamio había predicho que los periódicos impresos serían sustituidos por máquinas parlantes. Algo así como el nuevo invento haría desaparecer al cuarto poder del Estado. Lo mismo que la televisión borraría de plano las ondas hertzianas del panorama doméstico. Y nada de esto ha ocurrido. Nuestras emisiones populares truenan nuestros patios de luces y el volumen televisivo entró como un huracán en los hogares patrios.
Dentro de la ciudad se mantienen reliquias del pasado. Como EAJ Radio Coruña de Pancho Hervada, servida por la voz inconfundible de la locutora que recordaba los trinos de pájaros tropicales. O las instalaciones de la emisora de campaña Legión Cóndor asentadas en el monte de Santa Margarita y que dirigió el maestro de periodistas Enrique Mariñas con el nombre de Radio Nacional de España. Después la OJE desde el edificio La Terraza creó la estación escuela Radio Juventud.
Tiempos del cuplé. De los consultorios de la señora Francis y de aquellos dramones que cobijaban a las comadres alrededor de mesas camillas con braseros a los pies. Emisiones religiosa, que turbaban la amanecida diciendo el demonio a la oreja que no rezases el rosario y siguieras durmiendo.
Aquello como siempre degeneró y de peticiones gratuitas se estableció una auténtica empresa mercantil que explotaba a familiares, enamorados y amigos… Y los estudiantes sin una gorda se las empeñaban en captar la emisora más próxima haciéndose radio galena.

Mariposas de palabras