MÁS NOVAGALICIA

|

Si todas las noticias relativas a la economía española han de ser recibidas con interés, ya no digamos a las relativas a la economía gallega, una de las cuales resumió acertadamente la periodista de “El Mundo” Marisa Recuero, que explica que el director general del nuevo proyecto comercial de Novagalicia Banco (NCG), José Luis Abelleira, defendió el futuro de la entidad, diciendo que “EVO Banco es un proyecto de futuro que viene para quedarse”. Así, acalló posibles críticas a la creación de una marca en pleno proceso de reconversión del sector financiero. Y es que desde ya, EVO es la maraca que Novagalicia usará para comercializar sus productos fuera de Galicia. En este sentido, Abelleira manifestó su certeza de que Novagalicia no va a ser subastada por el Banco de España.

El grupo que preside José María Castellano está convencido de que encontrará inversores que compren el capital que el Estado tiene en NCG antes de que la ley le obligue a integrarse en otra entidad. En septiembre, el FROB inyectó 2.465 millones en Novagalicia, adquiriendo el 93,15% del banco. La entidad tiene hasta el 30 de septiembre para comunicar al Banco de España qué inversor comprará la parte pública. En caso contrario, el organismo competente podrá sacar ese capital a subasta.

Con EVO Banco, Castellano quiere posicionarse en el mercado español. Se trata de un modelo de banca que combina la tradición y la “on line” y que estará en todas las comunidades, salvo en Galicia, Asturias y la provincia de León, donde el banco seguirá operando como Novagalicia. El proyecto dispone de 120 oficinas. El objetivo es que casi un 40% de sus clientes en el resto de España pasen a EVO.

Castellano y su consejero delegado, César González-Bueno, son los que llevan la batuta de la nueva marca. Precisamente, éste fue el responsable de ING Direct en España. EVO ofrecerá una cuenta inteligente, sin comisiones y con ventajas en sus tarjetas. El futuro de Novagalicia dependerá del éxito de EVO Banco. En este orden de cosas, Castellano lleva meses trabajando sin cesar y no podemos ocultar que los gallegos de América, invitados a participar en el proyecto, han hecho oídos de mercader. Por el bien de Galicia, esperemos que otras respuestas sean más positivas.

MÁS NOVAGALICIA