El disparate va ahora de plagio

|

CAROLINA Herrera es esa marca de moda de la que alguien dijo que cuando la pronuncias como lo hacen en el anuncio de la tele es que estás muy borracho. Haya que dejar de beber o no en ese momento, el que parece que está un poco perjudicado con la firma es el presidente de México, López Obrador. A la vista de su nueva colección, no se le ha ocurrido mejor cosa que acusar a la compañía de apropiación cultural, porque incorpora prendas, diseño y elementos identificativos de los pueblos originarios del país. Anda que como un mosquito lo acuse a él de apropiarse del cerebro de su especie.

El disparate va ahora de plagio