El espacio de centro

|

La apertura, la capacidad receptiva, el diálogo, son actitudes que deben caracterizar la acción política de los partidos y de los dirigentes que pretendan realizar políticas de centro. Son características elementales para que los dirigentes centristas puedan realizar la función de síntesis de los intereses y aspiraciones de la sociedad. Síntesis no es un proceso mecánico ni un proceso determinado por la historia, sino que se trata de un proceso creativo, de creatividad política, de cuyo éxito dependerá la representatividad que la sociedad otorgue a cada partido, y la capacidad del partido para galvanizar las fuerzas y empujes sociales en un proyecto común.
La exigencia de apertura a los intereses de la sociedad no es tampoco una apertura mecánica, una pura prospectiva, que nos haría caer en una nueva tecnocracia, que podríamos denominar sociométrica, tan denostable como la que llamaríamos clásica. La exigencia de apertura es una llamada a una auténtica participación en el proyecto político propio, participación que no significa necesariamente participación política militante o profesional, sino participación política en el sentido de participación en el debate público, de intercambio de pareceres, de interés por la cosa pública, de participación en la actividad social en sus múltiples manifestaciones, de acuerdo con nuestros intereses, implicándose en su gestión con los criterios de moderación, conocimiento, apertura a que venimos aludiendo.
El compromiso con el centro político tiene que significar ante todo un cambio ético. No entendido necesariamente como un cambio de los valores que uno tiene asumidos, ni como un cambio en todos los valores imperantes en la sociedad, que en muchos aspectos están siendo motores de nuestra mejora individual. Se trata, en el cambio ético a que se alude, de asumir valores que hagan posible el giro o la búsqueda que se propone.
En primer lugar, una mentalidad abierta a la realidad y a la experiencia, que nos haga adoptar aquella actitud socrática de reconocer la propia ignorancia, la limitación de nuestro conocimiento como la sabiduría humana, lejos de todo dogmatismo, y al mismo tiempo de todo escepticismo paralizador y esterilizador. Que nos impulsa necesariamente a una búsqueda permanente y sin tregua, ya que la mejora moral del hombre alcanza la vida entera.
En segundo término, una actitud dialogante, con un ejercicio del pensamiento dinámico y compatible, que nos permite captar la realidad no en díadas, tríadas, opuestas o excluyentes, sino percatándonos, de acuerdo con aquel dicho de que, en el ámbito humano, todo está en todo. Percatándonos de que en la búsqueda de la pobre porción de certezas que por nuestra cuenta podamos alcanzar, necesitamos el concurso de quienes nos rodean.
Y en tercer lugar, una disposición de comprensión, apertura y respeto a la persona, consecuencia de nuestra convicción de que sobre los derechos humanos debe asentarse toda acción política.

El espacio de centro