Un aguijonazo a los cobardes catalanes

|

ROSA Díez, prácticamente desaparecida desde que se esnafró UPyD, le ha cogido gusto a las súbitas apariciones para dar un golpe de mano y volver a la tranquilidad de su retiro espiritual. En esos repentinos garbeos por el mundo de los vivos demuestra que conserva las buenas maneras y la lengua punzante. Que se lo digan a los independentistas catalanes que colgaron un cartelón del rey boca abajo. “Quien pone una pancarta derogatoria contra el jefe del Estado y no la firma es un cobarde”, tuiteó. Va a haber que darle empleo en algún partido, porque la política no está como para perderla.

Un aguijonazo a los cobardes catalanes