Servicios públicos

|

Hay asuntos en los que es muy fácil caer en la demagogia en función del interés político de cada cual, pero hay otras cuestiones que son de interés general y ahí no caben los partidismos y sí los acuerdos y el trabajo en común. Puede debatirse acerca de la construcción de un auditorio, una carretera, una instalación deportiva o destinar más o menos dinero a  infraestructuras. Esto es el pan de cada día entre los gobernantes, que tienen la difícil tarea de gestionar los siempre escasos recursos públicos para facilitar los servicios que una sociedad moderna requiere. Sin embargo, creo que todos coincidimos en que la sanidad, la educación y los servicios sociales son esenciales para la sociedad. Además, sabemos que en este apartado las inversiones son siempre deficitarias y por mucho dinero que se destine nunca se llegará a cubrir la demanda por completo. Es, precisamente, por esta razón por la que los ajustes, los recortes y la austeridad no pueden aplicarse a estos apartados bajo ningún concepto.

Servicios públicos