Dos días soberbios de la indigente intelectual

|

Adriana Lastra, toda una nini intelectual –sus estudios se reducen a unas nociones de antropología–, se ganó la vicesecretaría general del PSOE gracias a sus habilidades culinarias. “Come, guaje, come, que estás creciendo”, le decía a Pedro “La sonrisa” Sánchez cada vez que llegaba con los tuper con fabada y con cachopo –es asturiana–para que se recuperase del esfuerzo al final de cada jornada de gira en busca de votos primarios. Tras la resurrección, le tocó a él corresponderle y le dio esa vicesecretaría general, un puesto desde el que manda mucho y desde el que imparte lecciones magistrales. En las últimas 48 horas lo hizo en dos ocasiones: primero, puso a caldo al PP, del que aseguró que “da miedo” para a continuación pedirle su apoyo a los Presupuestos; después le abrió las puertas del PSOE a Íñigo “El niño de San Ildefonso” Errejón y a renglón seguido rectificó y lo calificó como “nuestro adversario”. Qué difícil seguir el razonamiento de esta mujer.

Dos días soberbios de la indigente intelectual