El estoupido mareante va a coger a Villares en el limbo

|

“ENREDO”, serie televisiva tan disparatada como exitosa de principios de los ochenta, incluía en su reparto a un personaje que estaba convencido de que tenía poderes para desaparecer. Movía las manos como lo haría un prestidigitador al realizar un truco y pensaba que se había vuelto invisible. Desde entonces han pasado un montón de años, pero aún debe conservar su club de fans. No sería raro que el exjuez y virtuoso de la gaita y la zanfoña Luís Villares se contase entre ellos, porque está descargando una ciclogénesis de las buenas sobre En Marea, originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué, pero de él no se sabe nada. Ana Seijas ha tenido que salir a dar la cara ante la ofensiva senatorial de los zascandiles críticos a favor del exconcejal coruñés José Manuel Sande, pero Villares no aparece por ningures. La cúpula de la xente do común les ha recomendado que renuncien a su acta de parlamentarios y les ha suspendido de militancia, pero ellos no se han dado por enterados, ni se darán. El estoupido de la UTE rupturista está más cerca. Qué se le va a hacer.

El estoupido mareante va a coger a Villares en el limbo