GRAN ARRANQUE PROCESIONAL

|

El buen tiempo animó ayer, en lo que se puede calificar como un inusual Domingo de Ramos precisamente por el calor de la jornada, las calles ferrolanas, atestadas de público y fieles para asistir a los primeros actos procesionales de la primera Semana Santa local que goza del distintivo de Interés Turístico Internacional. Los mejores deseos se centran en que el clima acompañe, algo que agradecerán no solo quienes han contribuido a la amplia y extensa programación sino también los sectores del comercio y la hostelería, muchos de cuyos establecimientos, en este último caso, abrieron sus puertas pese a ser jornada habitual de cierre. Falta hace, porque si no es por acontecimientos como el mencionado, o el de las Fiesta de Verano, escasas oportunidades tienen comerciantes y hosteleros para alegrarse teniendo en cuenta la poca afluencia del resto del año.

GRAN ARRANQUE PROCESIONAL