ABSURDA INDEPENDENCIA

|

Ante las elecciones generales de noviembre de 2015, todo se enfanga con el fin de tapar todos los recortes que llevó a cabo el PP en los casi tres años de legislatura.
Hay quien cae en ese fuego perverso del despiste. Otros, en cambio, evitan entrar al quite del torero gobernante al interpretar, de una manera clara, esa peste de confusión que se expande como nubes de ignorancia. Una parte del juego de distracción se puede encuadrar, sin lugar a dudas, en el toma y daca entre Rajoy y Mas con lo de la independencia.
Un juego de niños repelentes en un patio de recreo. La secesión llena la urna de votos. Lo ha comprobado el catalán Mas. Gracias a la vanidosa palabra “nacionalismo” es fácil mover masa con cantos rodados apropiados. Convirtiendo todo en un “tócame Roque”  bajo el título genérico de Mas y los votos. La obsesiva y alargada sombra de las urnas o el diálogo absurdo entre Rajoy y Mas.

 

ABSURDA INDEPENDENCIA