LA BORRACHERA

|

Creo que es de general conocimiento que el alcohol, el tabaco y el cannabis son las sustancias más consumidas entre nuestros jóvenes, pero la que más es, sin duda, el alcohol, con la que comparten los fines de semana los estudiantes entre los 14 y los 18 años, momentos en que se producen los consumos abusivos.

Así lo indica, con la crudeza de la estadística, la última encuesta estatal sobre el uso de drogas en estudiantes de Secundaria, difundida recientemente por el Ministerio de Sanidad.

Lo cierto y verdad es que tres de cada diez escolares reconocen haberse emborrachado en el último mes, una proporción superior a la de otros años, mientras que el 73,6% asegura haber bebido en el último año.

Al igual ocurre con el tabaco, beben más ellas que ellos. Incluso hay mayor proporción de chicas que de chicos que se emborrachan, aunque ellos consumen con más frecuencia. Asimismo es cierto que la percepción de riesgo que tienen los estudiantes de 14 a 18 años del alcohol es baja. Piensan que el tabaco es más peligroso para la salud que el cannabis, pero creen que el alcohol es la sustancia con menos riesgo. Lo que está en decadencia es el tabaco. En los últimos seis años la proporción de estudiantes que fuman tabaco a diario se ha reducido casi un cincuenta por ciento.

En este caso, Sanidad considera que la reducción del consumo coincide con el incremento de la percepción del riesgo ya que nueve de cada diez estudiantes, de los 32.000 entrevistados en toda España, aseguran en la encuesta que fumar a diario es peligroso para la salud. El consumo de cannabis también desciende. Aunque es la droga ilegal más consumida, Sanidad ha observado una reducción de cuatro puntos entre los escolares que han consumido alguna vez en el último año y de tres puntos en el caso de aquellos que lo han hecho en el último mes.

En la actualidad, uno de cada tres estudiantes lo ha probado alguna vez en la vida y el 17,2%, en el último mes.

La cocaína es otra de las sustancias que están en decadencia y su caída continúa en picado desde 2004. Sanidad asegura que el policonsumo es un patrón cada vez mas frecuente entre los escolares. El coqueteo con las drogas suele empezar entre los 13 y los 14 años. Es a estas edades cuando se empieza a beber alcohol, a fumar y a “colocarse” con inhalables volátiles, aunque el consumo de drogas aumenta con la edad.

Las drogas emergentes son cada vez más populares y accesibles, sobre todo a través de internet, tanto en Europa como en el resto del mundo.

Y así están las cosas entre la juventud. Hay demasiados charlines y sitos miñancos.

LA BORRACHERA