EL PLAN MARIANO

|

Españoles todos: reduciendo los costes laborales, favoreciendo el crecimiento de las empresas venderemos (la marca) España. Este es el mensaje transmitido a todos los nacionales a través de las televisiones con motivo de esa cumbre entre América y Europa.

No es nada nuevo: ya a Xunta de Fraga nos ofrecía, a los gallegos, como mano de obra barata y se bajaba los calzones ofreciendo tierras y favores a quienes quisieran instalarse aquí.

Esta es “la marca” del PP para una parte de los nacionales. Otros, con mayor fortuna, gozan del rescate –si son banqueros– de la amnistía –si son corruptos– y borrar su pasado si son de la familia.

No hará falta gastar dos líneas en poner ejemplos ¿eh?

¿Quiere tres kilos de ejemplos? Feijóo se ha ido a la banca privada para colocar más de mil millones (o sea, ampliar la deuda) en lugar de pedirlo al fondo de liquidez autonómica. ¿Qué es más caro? ¡Y a él que coño le importa si no es su dinero!

Así saca pecho y no puede ser señalado con el dedo de los que acuden a papá Estado pidiendo el rescate.

Eso sí, en educación se amplían las partidas para docentes de religión y la Formación Profesional privada. Que la fe es una cosa muy importante y por eso duplican los fondos a los de los libros de texto.

¿Protestamos? ¿Nos cabreamos? Poquito y en el pasillo de casa, que el Partido Popular restringe el acceso de público a la Cámara y, ya que está, endurece también el control informativo en todas las áreas sanitarias. Y es que ojos que no ven y oídos que no escuchan, corazón que no padece y mejor no padecer de nada que hay que pagar por todo.

El precio, si es entre gentes de la familia, no importa: Baltar, el nuevo emperador ourensán, a la vez que castiga con un ERE a los funcionarios, paga 26.000 euros a un colega del partido para que actúe de asesor cultural.

Denuncia el diario “El País”, y ya van doscientas, que un aspirante a entrar en la Diputación de Ourense denuncia irregularidades en las oposiciones que beneficiaron a parientes de cargos populares.

Al tiempo el conselleiro de Educación confirma el recorte de 20 millones para las tres universidades gallegas.

Resumiendo: Mariano tiene un plan para arreglar lo suyo: convertir este país en China o Tailandia, además de la reserva espiritual de Occidente. ¿Les suena?

EL PLAN MARIANO