El catalán que se va a trabajar a Andalucía

|

El delegado del Gobierno en Cataluña en aquellos días en los que la violencia era pacífica, los militantes de los aún embrionarios CDR salían a la calle para ayudar a los ancianitos a cruzar por los pasos de cebra y Gabriel Rufián iba a merendar, bien podría tener orígenes gallegos. Aunque se llama Enric –nombre propio de aquel lado del Ebro– se apellida Millo, un término que tiene bastante que ver coa terra, así que hasta puede que sea un híbrido con raíces duplicadas. Como duplicado parecía estar su futuro después de que desvelase en el Supremo la desengrasante estrategia de los radicales, que vertían Fairy a la puerta de los colegios electorales para que los policías resbalasen y al caerse al suelo fuese fácil patearles la cabeza. ¿Por qué estaba duplicado su futuro? Porque podría aspirar a la Alcaldía de Villarriba o a la de Villabajo. Pero, ¡oh, sorpresa!, todo ha cambiado, ya que ha sido nombrado secretario de Acción Exterior de la Junta de Andalucía. Antes los andaluces emigraban a Cataluña, ahora...

El catalán que se va a trabajar a Andalucía