Titulares

|

Con la misma frecuencia que conlleva la improvisación, la política de este país adolece en exceso de lo que se conoce como “trabajar a golpe de titulares”. Tienen que ser estos en muchas ocasiones los que determinen la acción política o gestora de cualquier gobierno, desde el local al estatal. Realidad errónea en cualquier caso pero que justifica más que nunca la trascendencia de los medios de comunicación en la sociedad. Es así habitual que a la denuncia de un colectivo sobre la precariedad de una calle, un servicio o una prestación, por poner solo algunos ejemplos, le sucedan casi de forma instantánea decisiones acordes con tal o cual situación. Política errónea, en cualquier caso, la de dejarse llevar por tal dinámica, cuando lo oportuno y necesario sería precisamente que los hechos actuasen por sí solos, no porque se pongan de relieve carencias esenciales que, en buena lógica, deberían estar resueltas por propia iniciativa. Y es que siempre sobrarán los motivos para actuar.

Titulares