LO INEVITABLE

|

Estaba el que les habla con un amigo, bajo los soportales de un mesón de piedra, inaugurando la nueva temporada de vino tinto que se nos avecina, cuando de forma inevitable comenzamos a hablar de futbol. También de forma inevitable, y al mencionar al FC Barcelona, la conversación derivó en política. Es lo que tiene ser “Mes que un Club”.
Cuando decides que el primer fin de semana después del 11-S, tu equipación en casa sea la señera, te sitúas en el objetivo de la crítica política y de paso has dejado con una cara de “caganer” a varios millones de seguidores de tu club, que tienen el pecado original de ser españoles. Nuestra primera elección fue un tinto gallego, Mencía, pues la proximidad de varios meses de verano bebiendo diferentes Albariños y Godellos, nos aconsejó un periodo de transición hasta llegar a la Ribera del Duero; paso previo también y por supuesto inevitable, para alcanzar la tan deseada Rioja. Mientras la botellita de “Pagos de Galir” iba bajando de forma inevitable, mi amigo me hizo partícipe de la siguiente reflexión: “Manolo, con lo que se roba en España, con la proliferación del gasto en Administraciones Públicas, con la insolidaridad y tensiones territoriales que padecemos de forma crónica y a pesar de todo estamos dentro de las 15 potencias mundiales. ¿Te imaginas lo que podríamos llegar a ser si solucionásemos todos nuestros problemas?” Inevitablemente y en un primer momento, al que les habla le vino a la mente la imagen de Felipe II y la letra de una canción de “Los Nikis”, muy escuchada en los años 80, pero enseguida me di cuenta que el Rey es Felipe VI y ahora se escucha más a la Orquesta Panorama. Mi reacción a su pregunta fue pues, más racional y analítica. Le contesté: “¿Sabes por qué? Porque en Francia, Rusia, China, EEUU y demás países también existe la corrupción, la cual está muy extendida. Porque en Gran Bretaña o Canadá también tienen fuertes tensiones territoriales. En definitiva porque la corrupción, como el nacionalismo excluyente, tienen una inevitable naturaleza humana”. En ese momento llegó a la mesa una bandeja de pimientos del Couto y otra de calamares a la romana. Inevitablemente nos pusimos a hablar de Roma, capital de Italia; corrupción, Mafia, Cosa Nostra,  Liga Norte etc.

 

LO INEVITABLE