LO JURO

|

Si de mí  dependiera, cogería al cabrón ese y lo colgaría de los huevos en un buen árbol. No sólo hasta que muriera, sino hasta que quedara seco como un higo, sirviendo de ejemplo de justicia a los buenos, y de advertencia a los malos.
Hay veces en que no te puede temblar el pulso, y hay que actuar con toda contundencia. Incluso al margen de las artificiales leyes de los hombres y, sin piedad ni cargo alguno de conciencia, eliminar a hijjoputas tan monstruosos como ese, por el bien de la sociedad. Es muy probable que  haya entre Vds. quienes opinen de otra forma menos visceral que yo; en mí hay algunas veces que me pueden los instintos frente a la razón, aunque les aseguro que, en este caso, creo que mi opinión está más que justificada. Quizá algún malpensado crea que hablo de Rajoy, o Montoro, y los Presupuestos Generales del Estado para 2015; pues no. Hablo del pederasta de Ciudad Lineal. Se lo juro.

 

LO JURO