Un tipo honrado al frente del Deportivo

|

MARTÍ jugaba de medio centro, un puesto en el que se arrean patadas. No era una hermanita de la caridad, pero tampoco un asesino. Sachaba lo justo para que los contrarios supiesen quién mandaba en aquella zona del campo. Ya retirado, sigue imponiendo su ley en el vestuario. Así lo hizo en el del Tenerife cuando los implicados en la operación Oikos querían amañar un partido entre su equipo y el Nástic. Martí se plantó y el encuentro se jugó sin manos negras por el medio. Un tipo honrado y con principios. Pase lo que pase contra el Mallorca, no sería mala cosa hacerle hueco para que se quede en A Coruña mucho tiempo. FOTO: martí da instrucciones desde la banda | aec

Un tipo honrado al frente del Deportivo