Un reconocimiento más que merecido

|

En este país somos muy de enterrar bien. Es decir, cuando alguien importante muere, todos nos acordamos de él, alabamos su obra y su persona y no nos damos cuenta de que habría que haberlo hecho antes de que falleciera. Sin embargo, y sin que sirva de precedente, el Ayuntamiento de A Coruña ha decidido saldar la deuda histórica que tenía con Arsenio Iglesias, nombrándolo hijo adoptivo de la ciudad. Pocas personas han hecho más por la proyección internacional de la urbe y, por una vez, da gusto ver como el homenajeado puede asistir y emocionarse con el sentido reconocimiento de sus convecinos. Se lo merecía.

Un reconocimiento más que merecido