La postura de la UE

|

las aguas del Estrecho se están llenando de pateras. La presión contra la migración ilegal ejercida desde Libia e Italia está provocando que buena parte del tráfico se desplace hacia el oeste y, en ese punto está España. Por el momento, Bruselas, como suele suceder, se lava las manos, pone cara de pena pero tiene muy claro que quien tiene un problema, en este caso, es nuestro país y que será España quien tenga que buscar arreglo. Cuando los flujos migratorios se produjeron por tierra, a través de las fronteras turcas, provocando que los inmigrantes llegaran directamente al corazón de Europa, en ese momento la UE sí que actuó. Liberó unos cuantos cientos de millones de euros para pagar a Turquía y que, a cambio del dinero, se convirtiera en la que hace el trabajo sucio de la UE, confinando a los refugiados en campos. De lo que allí sucede poco se sabe. Mejor, ojos que no ven... Y, ahora, Bruselas ha encontrado 55 millones que, por supuesto, no llegarán para que Marruecos asuma también un papel similar al turco. Eso sí, ya hay quien dice que por algo se empieza.

La postura de la UE