Emoción en las cunetas

|

Un año más el Rallye de Ferrol llega puntual a su cita con los aficionados del motor. Se cumplirán con esta cuarenta y cinco ediciones. Eso de por si ya es un gran mérito de la gente que compone o ha compuesto en algún momento la Escudería Automovilística Ferrol. Pero además se une el mérito de haberlo hecho de forma ininterrumpida. Nunca ha fallado el Rallye de Ferrol y esperemos que la racha se mantenga por muchos años más. La prueba ha ido creciendo año tras año desde que Germán Castrillón, primero como presidente y ahora como director deportivo del Rallye, y su equipo se pusieron al frente de la misma. En las últimas ediciones se ha convertido en una de las mejores del Campeonato de España y es todo un orgullo tanto para la ciudad de Ferrol como para su comarca. El Rallye de Ferrol se ha ganado al mismo tiempo un fama de carrera exigente. Unos tramos como los de antes, que dicen los entendidos, y que obliga al piloto a sacar lo mejor de si mismo para lograr llegar hasta la meta. Una carrera que desde luego no es para timoratos y que en el imaginario colectivo es sinónimo ya de imprevisible, dura y emocionante. Este año no será una excepción y los principales equipos que luchan por los diferentes títulos y campeonatos ya han confirmado su asistencia, conformando una lista de inscritos de calidad. Y esto todo se suma para conseguir que Ferrol se llene durante un fin de semana de locos aficionados al motor llegados de cada una de las esquinas de España y Portugal. Porque la pasión por los rallyes mueve masas y eso se puede comprobar fácilmente acercándose a uno de los tramos que este fin de semana se correran en nuestra comarca. Así lo entiende las instituciones públicas, como el propio Ayuntamiento de Ferrol, la Diputación de A Coruña o la Xunta de Galicia, que se vuelcan con la prueba. Pero también los numerosos patrocinadores privados que apoyan la carrera. Juntos hacen posible que todos podamos disfrutar de la excelencia del Rallye de Ferrol. Aunque los propios aficionados también deben poner su grano de arena para que el espectáculo pueda continuar. Ser respetuosos con el medio, recoger la basura que se forma y obedecer en todo momento las indicaciones tanto de los organizadores como de las fuerzas de seguridad ayudarán a que al final el rallye sea una fiesta en todos los sentidos.

 

Emoción en las cunetas