Una mirada alrededor

|

Sigue agitándose la página de tribunales. En Valencia diecinueve personas condenadas por corrupción institucional en la visita del Papa a Valencia. Es el caso que hace la docena. Entre ellos la financiación ilegal del PP. Y de ahí pasamos una mirada al caso Kitchen, las cloacas policiales dedicadas a tapar las vergüenzas del PP y buscar basura en otros partidos. El careo entre el ex ministro y el número  dos del ministerio es como una pieza de los hermanos Marx y más reciente aún la declaración de un confidente que reconoció haber espiado a Bárcena y su familia. Y en este show aparece otro intérprete: un alto cargo de la Guardia Civil, encargado de repartir, vigilar y comprobar en que se gastan los fondos reservados le ha dicho al  juez que no sabe nada del asunto. Hay más: el caso del K-42 donde murieron sesenta y dos militares españoles, y que inició un proceso en 2012 para buscar responsabilidades,  duerme el sueño de lo injusto. Para nuestra vergüenza cuentan que  el caso llegará a los tribunales europeos.

El alto tribunal español y la justicia suiza tienen cercado al emérito del que se conoce la última: la compra de tres escopetas valoradas en alrededor de medio millón de euros y el “tránsito” de sus millones entre testaferros y familiares. Dicen desde la “Corte” que Juan Carlos tiene dos caminos: devolver el dinero como hizo Botín  hace años o el sistema empleado por el propietario de cervezas Damm: llegar a un acuerdo con el fiscal para rebajar la multa. 

Ya conocen como el PP abraza ahora otra “teima”: El Gobierno no quiere a Madrid porque tiene los impuestos y tasas mucho más bajos. Lo que se llama dumping y se critica si lo hacen otros. Pero el caso es que Rajoy en 2017,  a través de su ministro Montoro, intentó armonizar las bases de los tributos restringiendo la capacidad normativa de las autonomías para evitar desigualdades entre unas y otras. Para más inri la autonomía madrileña es la que menos gasta en educación, sanidad y ayudas a la dependencia, cuando tiene el sesenta por ciento de las grandes empresas que “se mueven” por todo el país. No es que Madrid nos robe…pero casi ¿no?

Y mientras, ahora que estamos ya en el mes de los belenes, la zambomba y el turrón, el debate es si salud o juerga. Si echamos una mirada alrededor o ponemos la televisión se nos ponen los pelos de punta. ¡Se va  a armar un belén…. 

Una mirada alrededor