¿Rajoy flota?

|

Atiendan: las mentiras de Nixon, Nixon el mentiroso, lo echaron. Los GAL, Filesa y los fondos reservados, su mal uso echó al PSOE. Hasta tres altos políticos europeos, uno por copiar una tesis, otra por comprar una chocolatina con dinero público y un tercero por incluir en gastos propios de su cargo la caseta del perro, se fueron a la p. rúa. 
Otro que mintió, Aznar, por cierto, tenía por lugarteniente y consejero a Mariano, perdió las elecciones. Fulminado Aznar con sus mentiras el 11-M, Rajoy se mantuvo a flote y en un episodio doloroso para los gallegos, Mariano llamó hilillos de plastilina a la marea negra, se hundió el barco y él flotó. 
Y hay otros políticos que fueron vilipendiados, derrotados en las urnas o puestos en la picota hasta que se marcharon avergonzados (las dimisiones de Soria, Barberá etc.) Y Mariano ¿qué…? Mintió cuando prometía no subir en IVA, cuando incumplió todas sus promesas, cuando metió la mano en la caja de las pensiones. Lleva treinta y tantos años en los máximos cargos del partido que protagoniza el mayor latrocinio de la historia de la humanidad desde Alibabá y sus cuarenta colegas. 
Apoyó a Bárcenas, Matas, Soria, Ana Mato y todos fueron cayendo como fichas de dominó y él... ¡flota! Sus políticas, austericidas por decirlo en fino, desestabilizaron el país y, ahora, se muestra como el campeón de la estabilidad (con una deuda galopante que aumentó en los últimos meses) y un compromiso con Europa de meter mano en los servicios sociales. ¿Aumentar los ingresos? ¡Ni hablar!, que asustamos a los inversores y empresarios que vienen atraídos por una legislación lasa y unos salarios de hambre, lo que garantiza unos beneficios impensables.
Mariano hizo de todo en la calle, en las instituciones, en las cloacas del poder. Es patético que el PP, que salió a la calle con los curas acabando golpeado Bono; contra el IVA; para cargarse al director de RTVE, contra los productos catalanes, y más casos que no recuerdo se rasgue las vestiduras porque la ciudadanía se manifieste en la calle, para que el Congreso escuche a alguien más que al Ibex 35 y a los suyos. 
Mariano flota. Cierto que esta vez gracias al PSOE y con el bastón de Ciudadanos. Esto último era previsible, lo de los socialistas parece una traición. Con unas cosas y otras Rajoy vuelve a tomar las riendas. El país, dividido entre resignados y cabreados, nada contra corriente.

¿Rajoy flota?