SOCIALISMO DE TERCERA GENERACIÓN

|

Esta semana nuestro secretario general, José Ramón Gómez Besteiro, afirmaba con contundencia que llegaba la hora del socialismo de tercera generación. Y sin dudarlo concuerdo. Tras un ciclo de grandes y tristes derrotas para el PSdeG, propiciadas no sólo por un desencanto de la ciudadanía motivado por nuestra falta de credibilidad sino también por el ocultamiento del verdadero programa electoral de un PP decidido a arrasar con cuanto derecho se encuentran para convertirlo en un negocio privado, ya iba siendo hora del liderazgo de una nueva generación de socialistas preparada para dar respuesta a los graves problemas de una sociedad en continuo y profundo cambio.
Es la hora de esas mujeres y hombres de su tiempo, alejados de dilatados años en cargos eternos, para volver a recuperar la confianza de toda la sociedad, en la calle, en los barrios, en los pueblos y en las ciudades, al lado de todos los trabajadores, comerciantes, profesionales, estudiantes, pensionistas, dependientes y pacientes que sufren en sus carnes y a diario las durísimas embestidas de una crisis que no causaron. Es el momento de una verdadera renovación que convierta al socialismo en el reflejo de una sociedad en lucha por la supervivencia del único modelo de convivencia capaz de garantizar el progreso en paz y libertad: el estado social y democrático de derecho al que alude nuestra propia Constitución ya en su artículo primero.
Afortunadamente, el PSdeG cuenta con militantes y simpatizantes a la altura de la ciudadanía más preparada y formada de la historia de nuestro país. Personas que sin perder un ápice de la memoria a la que tanto debemos y del respeto a los que tanto adeudamos, son muy capaces de salir a la calle con nuevas formas, nuevo lenguaje, nuevas ideas, nuevos debates y nuevas soluciones para unos tiempos tan complejos.
Una tercera generación de socialistas que debe saber redistribuir la riqueza para mantener los servicios públicos, exigir nuevos códigos éticos para ser más ejemplares y huir de los discursos empalagosos para estar más comprometidos con los verdaderos problemas de la gente, plantándole cara a esa derecha retrograda e incompetente que quiere seguir depredando todo aquello por lo que nuestros padres tanto lucharon.

SOCIALISMO DE TERCERA GENERACIÓN